Deturismo.ar Deturismo.ar

5 curiosidades sobre la filmación de “Siete años en el Tíbet” en Mendoza

Monjes tibetanos jujeños, Gwyneth Paltrow y la pesadilla de la aduana, y otros detalles que seguramente no conocías.

Curiosidades 28 de marzo de 2021 DeTurismo.ar DeTurismo.ar
GM2DIYTFGE4DEZRZGAZGMM3BGI

A mediados de los 90, Mendoza se vio revolucionada por una visita más que inesperada: la de Brad Pitt. La superestrella –que ya en ese momento era uno de los actores más famosos y deseados de Hollywood- estuvo viviendo en la provincia durante la filmación de Siete años en el Tíbet. Sin embargo, hay muchos detalles sobre su estadía que en ese momento no salieron a la luz, y acá te contamos las 5 más curiosas (y que seguramente no conocías). 

GA2TOOBYMFRDSMZRG5SWMYZTME

1.       La película se filmó en Argentina por casualidad. La filmación originalmente comenzó en India, pero debido a un conflicto político relacionado con el contenido del film, la producción tuvo que abandonar el país asiático y buscar alternativas. El productor Richard Goodwin, quien había trabajado en Argentina en la filmación de la película De amor y de sombras, de Betty Kaplan, recordó el Aconcagua y sugirió filmar en Mendoza. Para evitar otro conflicto político, antes de comenzar el rodaje, la producción llevó el guion del film al Ministerio del Interior para que los autorizara a filmar.

2.      El país no daba abasto de la demanda del equipo. El presupuesto estimado para la película fue de 65 millones de dólares y el equipo técnico estuvo formado por alrededor de 700 personas, por lo que, según testimonios de la producción, "Consumimos todo lo que había, los autos que se alquilaban en Mendoza y también tuvimos que traer de San Juan y hacer un leasing desde Buenos Aires porque todo el equipo necesitaba autos para transportarse en las locaciones donde se filmaba”. 

MI3GGMJXME3TAMBZGBQTMMRWG4
Arriba: Brad Pitt junto a Gwyneth Paltrow. Foto: Los Andes.

3.      Gwyneth Paltrow también vino –y fue una pesadilla para la aduana. La entonces novia de Brad Pitt visitó al actor en reiteradas ocasiones durante el rodaje, y se dice que, ante la desconfianza sobre el abastecimiento que podría ofrecer Argentina, cada vez que venía traía cajas enormes de comida para Brad, así como cereales y hasta películas en VHS para ver.

4.      Monjes tibetanos… ¿jujeños? Otro aspecto logístico no menor que tuvo que enfrentar la producción fue la de conseguir monjes tibetanos para que filmaran en el país. Según cuentan desde la producción, trajeron a Argentina a todos los monjes que la encargada de casting encontró alrededor del mundo, y hasta tuvieron que recurrir a gente de Jujuy y Bolivia para completar el elenco “tibetano”. Dato de color: la propia hermana del Dalai Lama fue contratada para interpretar a su madre.

Fuente: Los andes
Foto: Los Andes

5.      El corazón de oro de Brad Pitt. Durante el rodaje, Brad Pitt se alojó en una casona en Chacras de Coria, en Mendoza. Sin embargo, antes de que el actor se mudara allí, se filtraron fotos de la casa, que había sido acondicionada para la estadía del actor y que la producción quería mantener en secreto. Como consecuencia, los caseros fueron culpados y echados. Finalmente, se descubrió que las fotos habían sido filtradas por quienes habían alquilado la casa a la producción, y al enterarse de esto, Brad Pitt de esto, les compró una casita a los caseros en un barrio.

 

Fuente: La Nación

Te puede interesar

pexels-mary-locuaz-6535195

Las empanadas: un tema de interés nacional

DeTurismo.ar
Curiosidades 21 de mayo de 2021

No es que nos falten motivos para comer empanadas, pero se acerca el 25 de mayo, la fecha ideal para degustar el plato argentino por excelencia. En la nota, la guía definitiva con todas las variedades de nuestro país.

Lo más visto

Newsletter